mejora relación con perro

Trucos para mejorar la relación con tu perro

A veces nos cuesta entendernos con nuestro Golden Retriever y por más que intentamos tener una relación estrecha y de respeto mutuo la cosa no parece llegar a buen puerto. Nuestro perro no nos obedece como deseamos o no notamos su proximidad en los ratos que pasamos con él. Esto puede ser muy frustrante para algunos amos y es necesario ponerle remedio para que el problema de distanciamiento no pase a mayores.

Aunque influye el carácter de ambos, tanto del perro como del dueño, es fundamental darse cuenta de que los humanos somos los seres racionales, quienes podemos detectar un problema y ponerle solución, por eso debemos de ser quienes cambiemos algunos hábitos para intentar acercarnos más a nuestra mascota.

Los motivos por los que la relación con tu perro puede no ser del todo satisfactoria pueden ser multiples, infinitos en realidad, pero hay una serie de fallos comunes que todos hemos cometido alguna vez, sobretodo en el caso de ser dueños novatos, y que influyen mucho:

  1. Tener demasiadas expectativas: quizá esperabas que tu perro y tu os convirtierais en inseparables desde el primer día juntos. La relación se va a forjar cada día y tu eres el responsable de ser el jefe de su manada, quien lo guíe y por quien tenga un respeto.
  2. Esperar mucho a cambio: Si no pasas mucho tiempo con tu Golden Retriever, y tiempo de calidad, paseos, juegos, aprendizaje… es difícil que te vea como algo más que un expendedor de comida y agua. No esperes pasar con tu perro una hora al día y que se comporte como si no pudiera vivir sin ti. Las relaciones llevan tiempo.
  3. Un perro poco equilibrado: si tu Golden Retriever está estresado, poco estimulado o pasa muchas horas encerrado no puede forjar una relación sana contigo. Necesita de tu atención, tus paseos y juegos para conocerte y aprender a quererte. Si querías una mascota que diera poco trabajo te has equivocado de especie.
  4. Falta de respeto por parte del perro: debes aprender a educarlo con afecto y firmeza al mismo tiempo. Si consigue que le dejes dormir en tu cama si llora, que le des premios cuando ladra para que esté callado, que juegues con él cuando le apetezca porque tira de tu pierna, aprenderá que eres débil y que puede hacer contigo lo que quiera. Nunca esperará los turnos de las cosas porque no le has enseñado a hacerlo.

Estos son sólo algunos errores que se cometen por los que las relaciones perro-persona se deterioran y en casos muy extremos acaban destruyendo tanto la convivencia que el perro termina fuera de la casa. Si detectas que te está sucediendo algo así debes ponerle fin cuanto antes para forjar unos lazos más sanos y fuertes con tu fiel amigo.

Pasar más tiempo juntos en el que podáis pasear o jugar, establecer unos patrones de rutina para sus actividades, ser paciente con su adaptación y ofrecer cariño, sin llegar a ser brusco o demasiado blando son las claves para que tu perro te respete y te valore. Si consigues esa unión con tu perro te garantizamos que no habrá relación más fiel, duradera y noble en el mundo.