Golden retriever paseo

Pasear al perro de forma segura

Los paseos son una de las actividades favoritas de los Golden Retriever y de cualquier otro perro. Es una manera de explorar el entorno, socializar con otros perros y liberar energía. Aunque vivas en una casa con un amplio jardín debes saber que tu perro necesitará conocer otros escenarios, no es suficiente con el patio de tu casa, a no ser que vivas en una gran finca que nunca termine de descubrir.

El paseo puede parecer sólo el medio por el que el perro va al aseo, a hacer sus necesidades, pero es mucho más importante que eso. Además de liberarse en este sentido si es que vives en un piso donde no puede hacerlo el Golden Retriever coincidirá con otros perros, otras personas y conocerá otros paisajes donde podrá oler y descubrir lo que entrañan. Todo esto hará que esté activo tanto física como mentalmente y evitará faltas de comportamiento de otro tipo en casa.

Pero es de vital importancia que nuestro perro esté bien equilibrado y que sepamos dirigirlo en el paseo de forma segura para que nuestras salidas con él sean agradables y no un suplicio. Es el amo quien debe dirigir al perro y no al contrario y debe ir bien sujeto para evitar imprevistos, accidentes o pérdidas.

En primer lugar el perro debe estar acostumbrado a salir, desde que el veterinario nos dice que podemos empezar a sacar a nuestro cachorro de Golden Retriever debemos hacerlo varias veces al día en paseos cortos. Ayudaremos a que aprenda donde debe hacer sus necesidades y se irá familiarizando con la tarea. Cuanto más cotidiano le parezca salir a pasear más imprevistos evitaremos.

Una buena correa con un collar o arnés de sujeción es vital para la seguridad del perro. Aunque el tuyo esté muy bien educado y camine junto a ti sin moverse de tu lado debe ir atado. No llevarlo con su correspondiente correa (salvo en zonas habilitadas para juegos) puede acarrear una multa en España. Ten en cuenta que podría darle por salir corriendo y que un coche le diera un buen susto, o simplemente que en la calle caminan más personas que no conocen a tu perro y pueden sentirse intimidadas si este va suelto.

Ten listas las bolsas para recoger sus heces. Es obligatorio y también puede costarte un pico en forma de multa si no lo haces. Y por precaución es mejor salir con alguna toallita húmeda o pañuelos por lo que pudiera pasar, nunca se sabe.

Intenta seguir una rutina en sus paseos. Está bien que descubra nuevas zonas del barrio pero no es necesario que lo hagas todos los días. Lo mejor es tener unas horas establecidas para sus paseos y un recorrido más o menos similar. Si te decides por un parque o una zona donde hay más perros con los que poder jugar asegúrate de que es un lugar seguro.

Sobretodo disfruta de tu Golden Retriever y su compañía, pero cuenta con que los paseos son vitales para su desarrollo y buen comportamiento, suponen un sacrificio y debes estar dispuesto a asumirlo si es que piensas en tener un perro.