Golden retriever con conejo

Golden Retriever y otras mascotas

Por lo general se tiende a pensar que los gatos y los perros no se llevan bien, o que si tenemos un perro en casa no podemos tener otra mascota como un conejo o un pájaro. Esta afirmación es totalmente falsa ya que dependerá mucho del carácter del perro y cómo esté educado desde pequeño. Incluso si el perro ha tenido la costumbre de perseguir a los gatos es una actitud que se puede corregir, es algo más costoso pero no imposible.

El Golden Retriever tiene un carácter cariñoso y tranquilo por naturaleza, lo que facilita mucho la tarea de acostumbrarlo a convivir con quien sea. Ya sean niños pequeños que le hacen pequeñas diabluras o bien otros animales de compañía. En cualquier caso todos los perros tienen una naturaleza bondadosa, así que con un buen trato y correcciones desde el primer día nuestro perro aprenderá a convivir con la familia al completo.

GOlden retriever con gato

Porqué mi Golden ataca a otros animales

Debemos comprender que cuando un perro ataca a otro animal no lo hace por diversión o por instinto cazador, pues si está bien alimentado este instinto está completamente dormido. El perro ataca cuando siente una amenaza, bien sea de las atenciones de su amo (celos) o bien sea por el territorio que cree le pertenece.

Nuestro perro busca nuestra aprobación y afecto, igual que un niño pequeño. Si nos ve acariciar a otro perro o a un gato con demasiadas atenciones puede pensar que vamos a sustituirle. Podemos ser afectuosos pero sin pasarnos y sin dejarle de lado. Es muy importante también que nuestro perro nos sienta como jefe de su manada, de este modo acatará tus decisiones sean cuales sean. Si él cree tener el poder e intuye que su territorio se ve amenazado por ese cachorrito tan mono que has visto en el parque no dudara en gruñirle o sacarle los dientes, y esto te granjeará unos cuantos enemigos por el barrio.

Qué puedo hacer para que sea amable con otros animales

El primer paso para que tu Golden respete a otros animales es acercarlo a estos. Cuando vayas a pasearlo a un parque y encuentres otros perros o incluso algún gato callejero debes transmitirle calma y un trato receptivo. Si el perro nota que tú te sientes cómodo junto a otros perros o un gato no tiene porque intentar protegerse de nada, por lo tanto no atacará.

Si cuando ves un gato u otro perro tiras de él creyendo que puede pasar algo el perro interpretará un peligro, y no tardará en asociarlo al gato. Así la próxima vez que vea a un felino no dudes que intentará defenderte. Debes mantener una actitud tranquila, pero no forzar el encuentro. Si él siente la curiosidad de acercarse a un gato déjale. Seguramente será el gato el que se aleje. Mantente alerta por lo que pueda pasar pero no nervioso. Los animales tienen su propio lenguaje y es difícil de comprender para los humanos.

Si traes un nuevo animal a casa nunca acerques directamente el animal a tu perro, conejo, perro cachorro, gato… No es forma de presentarles. Imagina que tu estás en tu casa, tu territorio, tranquilamente. De pronto viene un perfecto desconocido y acerca su cara a la tuya hasta que la pone a apenas un palmo y te mira fijamente. ¿Cómo reaccionarías? Lo lógico es que huyeras, en el mejor de los casos, o le atacaras en el peor. Esto es lo que siente un animal cuando le acercas a otro desconocido.

La forma apropiada para hacer las presentaciones es más lenta. Los animales se guian mucho por el olfato, así que lo primero será dejar que se huelan, incluso antes de verse. Los dos primeros días puede estar el nuevo inquilino en una habitación y el perro en el resto de la casa. Es importante que el que ya estaba en casa previamente sea el que tenga los mayores privilegios. Por muy bonita que sea la nueva mascota nuestro Golden Retriever no la va a ver de tal modo si le quitamos sus dominios para entregárselos al nuevo. Poco a poco, cuando estén familiarizados con el olor podemos dejar que se acerquen y, manteniendo siempre la calma pero con cautela, que se conozcan.

Lo más probable es que tu perro no necesite ni siquiera tanta ceremonia. La mayoría de los perros caseros aceptan a otras mascotas de manera natural si están bien equilibrados. Pero si notas dificultades o ves que tu perro es hostil con otros animales piensa que puede ser culpa tuya por antiguas actitudes. Intenta corregirlas antes de que otra mascota entre en casa para que el problema no se multiplique por dos. Y sobretodo nunca le quites el terreno al antiguo inquilino para dárselo al nuevo. Es un error muy común que trae numerosas complicaciones y es difícil de corregir.