Displasia Golden Retriever

Displasia de cadera

Los Golden Retriever son una de las razas propensas a padecer esta enfermedad. Te explicamos de qué se trata, como evitarla y qué medidas puedes tomar si tu perro la padece.

Qué es la Displasia de Cadera

Es una enfermedad congénita grave, que además es degenerativa y puede comprometer seriamente la calidad de vida de nuestro perro. Afecta a los huesos de la cadera provocando una malformación en la articulación coxofemoral. En los casos más graves provoca fuertes dolores y serias dificultades para caminar.

Se puede ver si el perro es susceptible de padecerla con una radiografía a partir del sexto mes de vida del cachorro. Además un examen físico de las patas traseras y observación de la cojera si existiera. Es importante estar atentos ya que en algunos casos no se detecta hasta los 2 años de edad, pero una vez diagnosticada se pueden hacer muchas cosas por la vida del perro. Así que cuanto antes nos demos cuenta mejor.

Cómo puedo evitar que mi perro la padezca

Lamentablemente es una enfermedad congénita y degenerativa, lo que significa que si los antepasados de tu perro la padecieron es probable que el tuyo la tenga. Actualmente los criadores responsables crían a partir de una selección de Golden Retriever que no han padecido la enfermedad, y así lo constatan en el pedigrí del animal. Exige que te den a conocer las pruebas y antecedentes antes de comprar un cachorro. Evita criaderos clandestinos, casas de particulares, donde no te entregan ninguna documentación ni garantía al comprar tu cachorro. Puede que el precio te esté pareciendo muy barato, pero piensa en las graves consecuencias que esto tiene. Si no puedes gastar dinero en comprar un Golden Retriever con la documentación pertinente entonces adopta uno adulto, haces un bien para todos y además evitas este tipo de malas prácticas.

Además existe un factor ambiental. Evita que tu cachorro crezca y engorde demasiado deprisa, pues esto es perjudicial para sus huesos. El ejercicio demasiado intenso durante la etapa del crecimiento tampoco ayuda. Sé un poco paciente y disfruta de tu cachorro antes de querer que crezca y se ponga fuerte para que todo vaya bien.

Mi Golden tiene displasia: ¿qué hago?

Si tu Golden Retriever ya ha sido diagnosticado de displasia sigue ante todo los consejos de tu veterinario. Él mejor que nadie sabe en qué estado se encuentra la enfermedad y qué medidas puedes tomar para paliarla. No obstante si no quedas convencido siempre puedes pedir una segunda opinión a otro veterinario. Pero no hagas caso de las habladurías de la calle pues corren algunos falsos mitos y no siempre es necesario el sacrificio.

Es importante que el perro mantenga el tono muscular para paliar los efectos, pero evita a partir de ya el ejercicio intenso y los saltos. Mejor ligeros y cortos paseos mientras que vea que lo lleva bien. Si la displasia es muy grave todavía se puede hacer algo. Actualmente existe cirugía correctiva para esta enfermedad y, aunque es un desembolso económico, hay tiempo de salvarle la vida al perro.