Correr con Golden Retriever

Correr con tu perro

Salir a correr o hacer running con un perro es una actividad perfecta para los amantes del deporte y los Golden Retrievers. Si es tu caso has elegido una de las razas idóneas para que te acompañe en tus largas marchas por el parque o la ciudad. Por su resistencia física y su lealtad es casi seguro que con poco entrenamiento consigas que tu Golden Retriever te siga a todas partes.

Pero antes de calzarte las zapatillas y lanzarte a la carrera con tu perro hay cosas que debes tener en cuenta. Te relatamos sencillos pasos para que comiences esta honorable actividad con tu mejor amigo de la mejor forma posible.

  1. Espera a que sea adulto.

    Los cachorros, aunque ya estén creciditos no deben practicar actividades físicas fuertes. Esto podría favorecer la displasia de cadera. Es mejor que esperes a que tenga algo más de un año para comenzar el entrenamiento.

  2. Una revisión veterinaria antes del entrenamiento.

    Mucho mejor si el veterinario examina sus articulaciones, su corazón y otros parámetros antes de someterle a un entrenamiento más serio.

  3. Debe entrenar previamente.

    Si tu ya eres un corredor experimentado enhorabuena, pero no puedes pretender que tu perro corra lo mismo que tu al principio. Lo intentará y llegará al límite de sus fuerzas con tal de seguirte, así que ten paciencia y empieza con carreras suaves y cortas al principio. Igual que una persona verás que en pocos días es capaz de correr más lejos.

  4. La transpiración y termoregulación.

    En los perros no es igual que las personas, están cubiertos de pelo y esto dificulta esta tarea. Por ello evita las horas de más calor y las zonas muy soleadas. Mejor por la noche, a primera hora de la mañana y en lugares con sombras, como parques.

  5. La hidratación.

    Tu Golden Retriever no debería beber agua nada más terminar el ejercicio. Espera a que su respiración se normalice, para darle agua poco a poco y a una temperatura apropiada, no demasiado fría.

  6. La alimentación.

    Una hora antes de salir y una hora después de volver no debe comer nada. Vigila también su consumo de calorías y consulta al veterinario ya que un aumento en la actividad física puede que requiera un aumento en su aporte calórico.

  7. Cuida de sus patitas.

    Igual que tus zapatillas necesitan ser cambiadas cada cierto tiempo puede que tu perro esté desgastando las suyas… en este caso las almohadillas de sus patas. Normalmente no pasará nada pero es mejor limpiarlas con agua templada y jabón para evitar que alguna pequeña herida se infecte.

  8. Correas especiales para correr.

    Existen en el mercado multitud de correas para correr con perros. Elige la tuya dependiendo de tus necesidades. Lo mejor es que vaya atado a un arnés que no se clave en su cuello y a tu cintura, para que no tengas que sujetarle o pueda soltarse.

Disfruta del ejercicio junto a tu Golden Retriever de manera responsable y verás que en pocas semanas es él el que te obliga a salir de casa para dar una carrera por el barrio. Favorecerás su liberación de energía y crearéis un vínculo súper especial entre can y amo.